0%

Bestia Bebé y Las ligas menores: fiesta y baile en el centro de Lima.

Posted By: Geny León On:


FOTOGRAFÍAS: CARLA CHIPANA // ESCRITO POR: GENY LEÓN


El concierto de Bestia Bebé y Las ligas menores que se realizó el sábado pasado en The Blood, fue anunciado con menos de un mes de anticipación y desde el momento en que lo hicieron, hubo bastante ruido en las redes sociales por la emoción de poder verlos en vivo. Sabíamos que iba a ser un conciertazo porque desde que El mató a un policía motorizado y su música que pareciera tener el soundtrack de cada pieza del rompecabezas de la vida ha invadido nuestro entorno digital, ya el resto se ha convertido en sugerencias y reproducciones automáticas que más gente quiere escuchar y bailar, lo cual es muy bueno porque si no sería muy difícil tener estos eventos en la ciudad. Efectivamente, mucha gente. La angustiosa espera en la fila el día de concierto así lo confirmó, además de la cantidad de quejas en el evento de Facebook sobre la poca capacidad del personal del local para poder atendernos de manera correcta a todos y todas.

Una vez dentro, Gomas y Dan Dan Dero tocaron en primer y segundo lugar respectivamente, esta última banda sorprendió bastante con los solos de guitarra entre canciones y las voces dream/synth propias de una experimentación constante y oido artístico. Luego de ellos subiría Bestia Bebé pero la gente ya empezaba a corear arengas, aplaudir, cantar a Juan Gris a viva voz mientras se alistaba el escenario. Lo que siguió fue una suerte de baile en comunidad en el que una se siente como cuando va a nadar en el océano; una sabe que debe estar alerta y conoce sus límites, pero de vez en cuando la emoción gana y sin darnos cuenta, estamos como flotando dejándonos llevar. Imposible no hacerlo con Bestia Bebé, que es una banda de alegría y de optimismo sobretodo. Canciones como “Yo me la aguanto”, “Jóvenes y viejos” o “El más grande de todos” compensaron todas las molestias y la incertidumbre de quedarse sin aire por ratos de lo cerrado que estaba.

Después de dos horas y media de concierto, Las ligas menores entró en el momento más emocionante de la noche, es tierno cuando después de varios años de escuchar mucho a una banda, por fin tienes esa primera vez, entonces no existe una clara diferencia entre escuchar con el corazón o con los oídos; uno duda al elegir, cuando piensa en cómo recordar esos momentos, entre la fotografía o la memoria. Las ligas menores tocó casi todo su primer disco y parte del segundo con un coro constante de parte del público. “Peces en el mar”, “Crecer” y “Ni una canción” fueron parte de la fiesta. Aunque con la euforia, el error más notorio de la noche incrementaba: las vallas que separaban a la gente de las bandas, que se deslizaban hacia el escenario con la fuerza de los empujones y que sirvieron muy poco para proteger y más para maltratar. En este sentido, supongo que deben haber opiniones encontradas, yo creo que los sentimientos eufóricos de los conciertos pueden expresarse de diversas formas pero siempre con respeto hacia los demás, finalmente se trata de disfrutar y con vallas se disfruta menos.

Sin embargo fue sin duda un concierto increíble que esperamos se repita con más bandas y que se convierta en un festival que destaque la novedad, ¿por qué no? Mejor. Finalmente, como está escrito que para poder superarnos a nosotros mismos debemos asimilar nuestros errores, queda agradecer a las bandas por el sentimiento, las fotos, las firmas y los discos, al grupo de gente que está impulsando este sonido desde hace varios años, a la vida que nos está dando tanto y a nosotros por creer.


Play Cover Track Title
Track Authors