0%

Chano Díaz Limaco le puso sello de autor a su búsqueda

Por: Wili Jiménez On:


 

El productor y multi-instrumentista Chano Díaz Limaco ha presentado el repertorio de temas de la banda sonora de la película peruana-española “La Búsqueda”, dirigida por los cineastas españoles Mariano Agudo y Daniel Lagares, acompañándolo con imágenes de la película, en suma una propuesta audiovisual que ha co-editado. Considero que lo logrado exhibe de manera rotunda su firma de autor.

“La Búsqueda” trata sobre el conflicto armado en Perú, 30 años después, “tres personas recorren escenarios importantes de sus vidas en la búsqueda de superar la pérdida y las heridas de la violencia. Este viaje revela que el estigma y los trastornos de la guerra aún persisten”. La película obtuvo una Mención especial del Jurado de Documental en el 22º Festival de Cine de Lima (2018) y a inicios de este 2020 había empezado exhibiciones nacionales, la primera (y única) fue en el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM), lamentablemente las siguientes fueron canceladas debido a la cuarentena que se declaró en el país por la pandemia; recién en abril, fue posible apreciarla de manera online pues estuvo liberada por quince días, y desde el pasado primero de julio es posible apreciarla en la plataforma de cine online Filmin.

Afiche de la Película “La Búsqueda”

Chano Díaz Limaco fue el director musical de la película “Sigo Siendo (Kackkaniraqmi)”, dirigida por Javier Corcuera y producida por La Mula (Perú) y La Zanfoña (España), una buena muestra de nuestras músicas tradicionales. Ahí laboró uno de los directores de “La Búsqueda” Mariano Agudo, quien tomó contacto con la propuesta musical de Chano y pensó en él para vestir, sonoramente hablando, su nuevo proyecto cinematográfico.

Familia Musical de Chano Díaz Límaco

Chano honra la rica tradición familiar de músicas andinas, ha perfeccionado su dominio de la guitarra para honrar a su abuelo guitarrista Alejandro Límaco, quien le dijo que música ayacuchana es antes que nada… ¡guitarra! y tiene proyectado reeditar una obra musical de su familia, donde su madre canta entrañablemente, como en este tema extraído de la obra en mención: “Lo mejor del Ayllu Límaco”, tema que originalmente estaba incluido en un casete con el nombre “De Ayacucho a Lima – Familia Límaco”.

Escuchamos a la Familia Límaco interpretando el huayno «Trova de Amor», del cantautor Manuelcha Prado, canta Rosa Límaco Barnett, madre de Chano

Y, Chano, también ha experimentado diversas fusiones, seguramente haber vivido, y estudiado, en Europa, y, después, el hecho de tocar en diversos escenarios del mundo, le ha dado esa amplitud de mente y de corazón. No se pierde una festividad carnavalesca de Huamanga (Ayacucho) pero tampoco ha desdeñado los escenarios urbanos de Lima aportando con sus instrumentos, considerados nativos, a propuestas de delirantes músicos influenciados por la psicodelia, el hard rock, el blues, el progresivo, la canción de autor, el flamenco, la electrónica, el proyecto Kavilando de Manuelcha Prado, Del Pueblo Del Barrio y El Polen podrían dar fe de ello; justamente, entre las cosas más alucinadas que ha hecho es conjugar con su hijo Tomás, nacido en Inglaterra, una propuesta simbiótica de música andina peruana y electrónica de DJ.

Afiche de la presentación de Chano en la India

Chano si bien valora nuestra rica tradición de músicas andinas, y las practica, no es un tradicionalista a ultranza, ¿o lo es alguien que ha realizado ocho conciertos denominados: “Los caminos del rock del Reino Unido”? Ello lo realizó en la cadena de centros culturales de la Asociación Peruana-Británica, donde ofreció melodías del folk rock inglés con instrumentos andinos. Considero que su visión cosmopolita le hace bien a nuestra tradición, su obra y acción contribuye a que ésta no se quede como pieza de museo, y claro, por más valor que tenga, la preferimos en nuestras casas, en nuestras calles, que le dé el sol, y como en el caso de la música, que truene bajos nuestros cielos, que se convierta en la banda sonora de nuestro paso por el mundo. Yo no quiero a mi abuelo muerto, por más famoso que sea y tenga una lápida de mármol, yo quiero verlo a mi lado cantándose un huayno con su rostro grave y salpicándome su sudor.

Afiche de las presentaciones de Chano en Auditorios Británico

Mayormente se asociaba a Chano con el charango o con los instrumentos andinos de viento, luego ha incursionado con la guitarra y, antes de la pandemia, había empezado a grabar repertorios para charango o guitarra, lo que ha continuado ¡durante la pandemia misma! y dará a conocer próximamente mediante sendos álbumes digitales. Primero, le ha dado curso a los temas de la banda sonora en cuestión, ¡volviéndolos a grabar! contando en la consola con el sonidista Kito Linares; y haciendo ediciones audiovisuales con el realizador César Villavicencio, “un trabajo de curaduría con imágenes seleccionadas para la música… o sea al revés de lo que hizo la película”, me precisa.

Chano, Quito y César en el Estudio

Preciso, a los temas del soundtrack, pues “hay otros segmentos incidentales pero ya muy abstractos que no incluyo” argumenta. Abstracción. Ha tocado el punto, los temas que ha desarrollado con charango tiene un nivel notable de abstracción. Incluso si los uniera con los incidentales daría una obra… inesperada, que los amantes de la experimentación celebrarían. “Sería un disco con dos partes” acota, “quise soltar esta primera a charango con las imágenes de la Peli y fueron grabados a primeras tomas, ¡sin ver las imágenes!” agrega. Le digo que el repertorio logrado suena a disco de autor, un disco de rara belleza, como el equivalente en música al arte de Aldo Carhuancho, pintor abstracto peruano, “el siguiente podría ser más vanguardista… trabajé dos años en composiciones raras al principio hechas solo para cuerdas sinfónicas, al final, los directores de la peli plantearon que vuelva al charango”, me revela. ¡Eso! Ha traducido las cuerdas sinfónicas al charango. En una entrevista a Manuelcha Prado, el patriarca de la guitarra ayacuchana, me confesó que lo que él intentó, inicialmente, fue traducir a la guitarra lo que escuchaba del arpa. “¡Lo mismo me pasó con la quena!” dice exaltado Chano… “¡Yo solo quería tocar la quena como sonaba el violín de Chimango!”, redondea. Yo creo que eso significa evolucionar.

Chano y Chimango, mano a mano

Considero, que la pandemia augura una nueva etapa en la historia de la música, más que nunca, ésta tendrá que presentarse en formato audiovisual, por ahora vía internet, y cuando ya se pueda presentar en persona en escenarios del mundo, pueda traducirse ello al escenario, sea con imágenes o sea incorporada a la misma puesta en escena; lo presentado por Chano y amigos, va en esa dirección. ¡Compruébalo!

Escucha aquí la música de Chano:

Fotografías tomadas del Facebook de Chano Diaz Limaco


Comments


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Play Cover Track Title
Track Authors