1917: Una película bélica que te pondrá los pelos de punta


La pasada edición de los Premios Golden Globe, el director británico Sam Mendes (American Beauty, Camino a la Perdición, Skyfall y Spectre) ganó el premio de la categoría de Mejor Director de dicho festival, rompiendo y malogrando mi apuesta hacia el surcoreano y director de Parasite, Boong Joon–Ho. No entendía el porqué de su victoria, hasta que un amigo me comentó por su último filme 1917. En mi cabeza dije, “Bah. Se trata de una película bélica donde la trata va partir desde la posible muerte de un soldado muy importante o sobre que Alemania es el peor enemigo y si no le ganas, pues acabará con tu ejército”.  Pero mis pensamientos eran completamente incorrectos, ya que mi amigo me comentó que la trama era acerca de dos soldados del ejército británico en la que tienen que cumplir una difícil misión: evitar que otra parte del mismo ejército ataque hacia los enemigos alemanes, ya que estos han estudiado la estrategia de los británicos para así poder ganarles y tomarlos como prisioneros. Y además de salvar la vida de los soldados, incluyendo la vida de un teniente que es hermano de uno de los dos soldados. Una misión bastante complicada con fines sumamente valiosos e importantísimos, donde el sacrificio se puede hacer presente.  El contexto de dicho suceso es en la Primera Guerra Mundial, donde como se sabe por historia y conocimiento, el asesinato del Duque de Serbia, Francisco Fernández, fue la principal causa de dicho conflicto. 

¿Pero cómo así se le ocurrió a Sam Mendes utilizar una ficción que se encuentra dentro de este contexto histórico?  En una entrevista para el medio estadounidense New York Times, señaló lo siguiente:

“Por alguna razón se lo contó todo a sus nietos. ¡Era un hombre elocuente y carismático que contaba historias con un tono eduardiano, decía cosas como ‘Great Scott!’ Pero muy fuerte porque había perdido el odio. Él era una figura a la que mi familia quería mucho, un novelista que vivió una vida extraordinaria, pero lo que más le preguntábamos era sobre la guerra”.

El director habla de su abuelo, Alfred. H. Mendes, quién fue un soldado británico que le tocó vivir en carne propia los enfrentamientos contra Alemania, y que vivió para contárselo a sus nietos, incluyendo al director que luego se inspiraría para crear este filme bélico en plano secuencia, que es hasta el momento la principal atracción que ha causado a los cinéfilos ir a ver este filme. El plano secuencia es una técnica anificación de rodaje que consiste en la realización de una toma sin cortes durante un tiempo bastante dilatado, pudiendo usar travellings y diferentes tamaños de planos y ángulos en el seguimiento de los personajes o en la exposición de un escenario. Se puede utilizar para un efecto dramático y narrativo si se hace correctamente, y en tomas en movimiento a menudo se logra mediante el uso de una plataforma rodante o una Steadicam. Esta técnica fue utilizada antes por el director mexicano Alejandro Gonzáles Iñárritu en Birdman, que por cierto le valió ganar 5 premios de la Academia (incluyendo mejor director y mejor película). Aquí Sam Mendes utiliza dicha técnica, solo que lo detalloso es que solo se sigue a un personaje, ya sea corriendo, saltando o disparando contra un alemán. Eso es lo emocionante del filme, que causa que el cinéfilo se ponga los pelos de punta mientras va observando las escenas, agregándole la calidad de sonido, la hermosa técnica fotográfica del gran Roger Deakins, más la calidad de imagen.

Un filme destacable por su perfección de creación, al igual que la brillante trama. No es cualquier filme bélico, ya que este ha sido creado para sorprender al cinéfilo y dejarlo con la boca abierta durante 2 horas. Disparos, saltos, gritos, explosiones y lágrimas verán en este filme, sin dejar a lado la buena actuación del joven actor George MacKay.  Hasta el momento Sam Mendes ha ganado 2 globos de oro (Mejor Director y Mejor Película-Drama), y un 1 premio de la Crítica Cinematográfica (Mejor Director), convirtiéndole así en un fuerte candidato en llevarse el Oscar como Mejor Director (la película tiene 10 nominaciones).

 

Caballería Pesada:

Otra cosa interesante de este filme son las pequeñas pero buenas actuaciones de los actores británicos Colin Firth, Mark Strong, Benedict Cumberbatch y Richard Madden, actualmente los mejores actores británicos del momento, destacando principalmente los 3 primeros, que ya tienen una gran experiencia en el mundo del cine. El escoces Madden viene haciendo buenos papeles en  Rocketman, Ibiza y el último, la serie BBC Bodyguard, que le valió ganar un premio como Mejor Actor de Serie Dramática de los Golden Globes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *